TEXTOS

Edmond Roudnitska dedicó su vida al servicio del perfume. Este retrato le presenta entre 1935 y 1956. Veinte años durante los cuales el hombre evoluciona y el compositor de perfumes establecerá los principios de su arte.

A los 30 años Edmond Roudnitska acaba de firmar un contrato de compositor de olores con la Societé des Fabriques de Laires, situada en Issy les Moulineux. Este contrato prevé la realización de composiciones de las que Roudnitska enviará muestras acompañadas de explicaciones largas y precisas: motivación, idea base del perfume, descripción y propuesta de presentación a los clientes.

Las Fábricas De Laire, desde principios de siglo, son conocidas internacionalmente por la fabricación de bases para la perfumería como “L’Ambre 83”, “Le Bouvardia”, “La Mousse de Saxe”, pero también de productos sintéticos como el hidroxicitronelal, la heliotropina y la vainillina. 

Edmond Roudnitska estudió los conocimientos de la composición 7 años antes, en la Société Roure et Justin Dupont, en Argenteuil. Aunque había hecho su aprendizaje inicial en Grasse en el laboratorio de análisis de materias primas, es durante estos tres meses de trabajo intenso en 1926, bajo la tutela del Sr. Léon, perfumista experimentado de la firma, cuando aprende la técnica de la composición y los principios de las bases y cuando decide su vocación: ser, él también, perfumista.

En los años 30, la química de los perfumes pone a disposición de los perfumistas moléculas de síntesis que normalmente se consideran difíciles de utilizar, por sus olores violentos, duros, sin matices, siendo los productos de origen natural las referencias olfativas por excelencia. Algunos perfumistas se especializan en la creación de bases o composiciones de una decena de ingredientes con los que suavizan las moléculas sintéticas. Esta técnica de formulación “a grandes rasgos” favorece el desarrollo de un espíritu sintético pero también analítico y racional. Edmond Roudnitska compondrá numerosas bases de este tipo.

1938. Participa en la redacción de las notas explicativas de los productos de la perfumería de la Fabrique de Laire, 165 páginas de explicaciones condensadas y precisas. Este catálogo desvela un espíritu riguroso y científico, demuestra que E.R. ya está familiarizado con cientos de bases y de productos químicos como las metiliononas que maneja con perfecta maestría. Maestría que es envidiada aún hoy por numerosos compositores de perfumes.

Más de cincuenta años después de la publicación de “L’Art de Composer” (“El Arte de Componer”), publicado en 1991 en “Arte, Ciencia y Tecnologías” los materiales de su teclado, como gustaba de llamar a su órgano perfumístico, seguirán siendo las esencias naturales y los cuerpos de síntesis de sus tiempos de debutante como compositor en la Sociedad de Laire.

Amigo del joven François de Laire, entonces director de servicios comerciales conoce y frecuenta los círculos del mundo parisino. Círculos elegantes que había entrevisto cuando niño en los salones de la prefectura de Niza, donde trabajaban sus padres. Se habla en estos círculos de pintura, música, literatura y de lo bello. Este caldo de cultivo cultural marca un punto de inflexión en su vida, pues halla respuestas a cuestiones de su propio trabajo, que le apasiona. Lee y relee a filósofos y pensadores: Montaigne y Montesquieu. Descubre los libros de Étienne Souriau, de Henri Delacroix y queda fascinado por Henri Bergson.

1938 también es el año en el que se publica su primer artículo en la revista “Parfums de France”, el tema: los fijadores. Si las reflexiones son esencialmente técnicas, E.R. denuncia la utilización abusiva de productos tenaces, enfrentándose a los criterios de composición perfumística de la época y rechaza el elemento del azar en la composición de un perfume: “Un perfume moderno no es simplemente una composición de piezas separadas, sino un todo y hay que encomendarse a otro maestro que no sea el azar para que sus elementos coordinen.”

El hombre está construido: es intuitivo, pasional, racional y deductivo.

En 1942 conoce a Thérèse Delveaux que será su mujer. Es una joven y brillante química apasionada de la moda. Trabaja en el sector farmacéutico de la Société de Laire. Como los laboratorios están enfrente, se encuentran, se conocen y comparten sus intereses comunes. Ella se inicia, por él, en el perfume. Él le regala su primera creación “It’s You” que había compuesto para Elisabeth Arden en 1938. Juntos hacen largos paseos en bicicleta en el bosque de Rambouillet o de L’Isle-Adam para recoger muguet. Recorren las librerías en busca de ediciones raras. Apasionado como es del arte lírico, la invita al Palais de Chaillot para escuchar Tannhauser, dirigida por Wilhem Furtwangler. Wagner le entusiasma. Exaltado y conmovido, cree que el nacimiento de una obra surge de la comunión íntima entre el poeta y el público.

En esta misma época encuentra la confirmación de sus intuiciones en la lectura de Kant, cuando éste anima a “pensar por uno mismo” y añade que “pensar no es algo innato, es algo que se aprende, se maneja según unas reglas y se va refinando”. Como Kant, E.R. privilegia la intuición y lleva el concepto aún más lejos “la intuición se cultiva, como el gusto, alimentando el contacto con otras artes y si no hay un método específico para componer, sí hay métodos de trabajo”.

A partir de 1945 emprende la tarea de sintetizar los diferentes ensayos críticos de “La Estética” de Kant y comienza la redacción de sus propias teorías. Teorías y principios que volcará en “La Estética en Cuestión” 31 años más tarde.

Sus objetivos son dar sentido a la práctica de su oficio como compositor de perfumes y construir una teoría estética y una filosofía de vida.

Época de guerra, época de penuria. La escasez de materias primas en todos los dominios reclama imaginación y creatividad. Mientras que las fórmulas de sus bases las escribe a grandes rasgos, con menos de diez materias primas, las fórmulas de sus perfumes son complejas, decenas de ingredientes y numerosas bases se enredan, se juntan y se funden en ellas. Pero el hombre tiene audacia a la hora de utilizar materias rebeldes y talento empleando subproductos como el mítico cuerpo sintético “fut V”, mezcla de colas de destilación de metiliononas con olor pirogénico.

El perfume de moda en los años 40 era el chypre, construcción olfativa que se basa en olores amaderados, patchouli, notas animales, musgos y cueros. “Chypre” de Coty, Scandal de Lanvin, Shocking de Schiaparelli, Bandit de Piguet son los prototipos de estos perfumes femeninos opulentos y sensuales.

El compositor de perfumes Edmond Roudnitska, está en perfecta concordancia con su época. Compone para Marcel Rochas, a quien acaba de conocer, “Femme” un chypre afrutado. “En 1943, durante la ocupación, compuse libremente el perfume “Femme” que Marcel Rochas lanzó tal cual, bajo subscripción, en 1944, justo después de la liberación. No es un chypre, a pesar de la tendencia a catalogarlo como tal, ya que la mayoría de los perfumes contienen hoy musgo de roble y no por ello son chypres. “Femme” es un perfume floral aldehídico, muy frutal, con matices amaderados y dulces. Ese es el resumen de su perfil ,que no es el de un chypre y mucho menos el del prototipo de Coty.”

El hombre no quiere que le clasifiquen, ¡quiere ser único!

En 1946, Roudnitska instala su atelier en Becon-les-Bruyères, en los suburbios parisinos y crea la sociedad Art et Parfum (Arte y Perfume). Ya tiene un nombre y puede dedicarse intelectualmente a su arte y desarrollar su enfoque estético. Componer, construir, ordenar, dosificar, anotar, dar sentido a sus composiciones. ¡El perfume es ante todo una creación del espíritu!

Los perfumes y los éxitos se suceden: “Chiffon” de Rochas (1946) que será rebautizado “Mousseline” y más tarde “Mouche”, “La Rose” de Rochas (1948) y basándose en una idea de Thérèse Roudnitska, “Moustache” de Rochas (1948).

Conoce en esta misma época a Serge Heftler-Louiche, director de Perfumes Christian Dior y compone para él “Diorama” en 1947.

¡Qué orgía de inventiva en este perfume! Jamás perfume alguno tendrá forma y fórmula más complejas, de contornos más femeninos, sensuales y carnales, tanto en las bases como en las materias primas. Nos seduce con notas especiadas: pimienta, clavo, canela, nuez moscada y comino, el olor a piel. Nos perturba con las notas animales: castóreo, civeta y almizcle. Todos los acordes y temas que trataría más tarde están contenidos en este perfume: la madera y la violeta, la ciruela y el melocotón, el jazmín y las especias.

Cabris, 1949. Edmond Roudnitska y su compañera se instalan en los altos de Speracedes, cerca de la ciudad de Cabris, en los Alpes Marítimos. Como todos los hombres que sueñan con logros humanos, su visión necesita volver a las fuentes de nuestra cultura: El Mediterráneo. “Estos lugares en los que los hombres tienen el sentido de la proporción justa y hablan un lenguaje mejor” por citar a Fernand Braudel. El decorado es agreste y domina el mar. La propiedad no es más que rocas y matorrales. El agua tendrá que traerse con dificultad y a un coste alto desde una distancia de varios centenares de metros.

¡Hay que merecer el lugar!

Con las columnas jónicas y el jardín interior, la casa, que se construye mirando al mar, tiene aires de villa griega. Cuando el viento del este sopla, Roudnitska huele los olores del mar, cuando sopla el viento del sur, los de los árboles de mimosas que cubren el Tanneron.

Seis hectáreas de jardín a la italiana, una gran variedad de flores, de arbustos y de árboles, numerosos senderos, caminos y esculturas dan ritmo al paisaje. En el umbral de la propiedad está grabado en la piedra: “Yo haré florecer las piedras y cantar a los pájaros”.

El lugar concretiza sus pensamientos. Puede reflexionar, escribir, trasmitir sus principios estéticos. Los artículos serán numerosos y se sucederán a intervalos regulares, sobretodo a partir de 1959.

En mayo de 1951, en la conferencia “La Música de los Perfumes” organizada por L’Union de la Technique de la Parfumerie et de la Cosmétique, Étienne Souriau, profesor de estética en la Sorbona, propone condiciones de base necesarias para instaurar el arte del perfume y añade “no vacilemos en reconocer que el olfato es un sentido estético en el grado más alto y que presenta tanto y mejor que cualquier otro sentido todo aquello que pueda servir para sostener un arte completo”. Edmond Roudnitska, que está entre el público es particularmente receptivo a esta argumentación.

Si las comparaciones entre la composición de un perfume y la composición musical que propone Étienne Souriau no le convencen, E.R. encuentra el trampolín de su propia dialéctica y propone las bases de un octavo arte en una conferencia que da en París el 20 de noviembre de 1952, donde concluye: “Para que esto sea un arte, hace falta que el olfato cese de ser un sentido a satisfacer para que devenga un medio. De ese modo los perfumes serán composiciones del espíritu y el público podrá iniciarse en las formas olfativas”.

Las fórmulas de sus perfumes se simplifican. Abandona progresivamente las notas más pesadas, más dulces. Renuncia a la tentación de las notas afrutadas y “gourmandes” como la vainilla. Decide componer con más rigor y privilegia las notas puras, estrictamente olfativas. Es la creación de “Eau d’Hermès” en 1951 y de “Eau Fraîche”en 1955 para Dior, único encargo de Serge Heftler-Louiche quien deseaba una creación inspirada en “Chypre” de Coty.

En 1956 crea “Diorissimo” para Dior. Cuando se abre el frasco nos asaltan notas verdes, vivas, frescas, de follaje estrujado en las manos. Un sillage elegante, claro, límpido nos invade. El tema: un manojo de muguet. El perfume se nos ofrece, nos emborracha, nos sorprende, es una suavidad de jazmín, de flor de naranjo, de rosa y de lilas. En el juego de sus ingredientes hay un placer profundo y compartido de manojo de muguet recién cortado, olido al alba y respirado hasta el atardecer. De ahora en adelante los perfumes que creará, serán aéreos, casi desnudos, fluidos y límpidos a la imagen de “Diorissimo”. Para Edmond Roudnitska en sus propias palabras: “Diorissimo es una vuelta hacia la naturaleza pero, sobretodo dice algo sobre su autor, que treinta años después de su debut, pone en total tela de juicio la formulación”. “Diorissimo” por su forma es también un testimonio de una ética y de una búsqueda estética más allá de lo agradable y del placer afrodisíaco de los perfumes. Hablando sobre sus creaciones escribirá años más tarde: “Hablar al público de la forma y no de la epidermis”. El compositor de perfumes se ha impuesto al hombre. Liberado de sus emociones, su olfato es una herramienta. Añade “me fundo con el perfume y el perfume se funde en mí, soy una máquina que siente”.

Con la utopía informática que se empieza a vislumbrar en los años 60, sueña con un arte mesurable en el que “máquinas bien diseñadas, libres de catarros, errores de juicio y de presiones de todo tipo se encargarán de la elección de las materias primas, pero también de la síntesis de nuevas moléculas y de la reconstrucción evocadora de los olores naturales más fieles a la realidad”.

Tras numerosos éxitos, en los que cada creación es la historia de una relación íntima entre la naturaleza y el perfumista, compuestos en un estilo depurado que elude los lugares comunes y las modas, dedica toda su energía a redactar varios artículos y libros, entre 1974 y 1977 “L’Intimité du Parfum” (La Intimidad del perfume), “Former les hommes, mythe ou réalité?” (Formar a los hombres, ¿mito o realidad?), “L’Estethétique en Question” (La Estética en cuestión) y más tarde “Le Parfum” (El Perfume) en la colección “Que sais-je?” pues para Edmond Roudnitska, componer y escribir es progresar en la comprensión de la naturaleza y de los hombres. Sabe muy bien la extrema dificultad de esta tarea. Razón de más para no dejarse distraer y movilizar todas sus fuerzas.

Compondrá y escribirá hasta el final de sus días, a la edad de 91 años.

Jean Claude Ellena 5/99

(Extraído de Art et Parfum traducido por Sandra Sue)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s