Oler

Persigo la belleza cada día trabajando en mis perfumes y aún no sé dónde encontrarla.

Jean-Claude Ellena

En el taller oleremos desde aceites esenciales como el néroli, la lavanda, el estragón, el anís, el mirto rojo o citronado, la magnolia, el jazmín, el cedro de Virginia, la angélica, la gaulteria o el palisandro, pasando por absolutos como el de rosa, iris, vainilla, benjuí, mimosa, musgo de roble o caléndula; resinas como el incienso, fragancias cosméticas y aromaquímicos utilizados normalmente en los perfumes modernos. Una vez habiendo olido las materias primas haremos un recorrido por los perfumes de las distintas familias de nuestro tiempo y los compararemos con algunas muestras de perfumes míticos de los años veinte (en los que las restricciones aún no habían mermado la intensidad de las creaciones perfumísticas).

Es la nariz la que va a trabajar y a abrir una puerta de placeres desconocidos.

A %d blogueros les gusta esto: