Sobre mí

Mi nombre es Sandra Sue, soy artista, escritora y estudiosa del perfume. Después de dedicarme durante 16 años al arte digital, decidí investigar más campos que sólo el artístico, escribí un libro de relatos y artículos y me metí de lleno a estudiar el mundo olfativo que sigo intentando conocer y me sigue sorprendiendo día tras día.


Páginas de mi web digitográfica y mi blog literario


Me inicié en el mundo del perfume estudiando los aceites esenciales y sus interacciones en aromaterapia. Siempre de un modo autodidacta. Comencé a hacerme mis cosméticos y a usar los aceites en ellos. Cada vez me atraían más por sus olores y no por su acción en las cremas. Pero no me atrevía a estudiar propiamente dicho, perfumería. Me sentía mayor, creía que era demasiado caro y que no había lugares en donde un aficionado pudiera iniciarse en esta materia.

Un día algo hizo un click en mi y me dije “¿Por qué no? ¡Claro que puedo estudiar perfumería!” A partir de ese momento me dediqué a leer todo lo que caía en mis manos escrito por perfumistas como Jean Claude Ellena, Edmond Roudnitska o Michael Edwards y, por supuesto, a oler todas las esencias que podía comprar (al principio, pocas) a estudiarlas, a comprenderlas.

En 2017 fui a visitar Grasse, la cuna del perfume y me inicié con varios pequeños talleres como éste impartidos en Fragonard, Molinard, Galimard. Me enganché a la composición totalmente. En 2019 hice un curso de perfumería con Nicolás de Barry en el Loira francés. Una experiencia interesante y enriquecedora. Nicolás es un gran perfumista que además ha recreado perfumes históricos basándose en informaciones existentes de la época. Sus perfumes naturales también son una belleza y os recomiendo que visiteis su página.

Más tarde compré materiales sintéticos (todos los perfumes modernos están compuestos en su mayor parte por éstos) e intenté descifrar su naturaleza una tanto misteriosa. Después de muchos ensayos, estudios y prácticas empecé a hacer perfumes y lo que parecía un imposible se empezó a hacer realidad. Mi intención es contagiar esta adicción al perfume y a los placeres olfativos al mayor número de gente posible. El olfato es un sentido que tenemos olvidado, pero guarda infinidad de sorpresas para el que quiera redescubrirlo.


El perfume es un placer que no depende de edad, talla o talento.

Construyamos algo juntos.


A %d blogueros les gusta esto: