CURIOSIDAD

Pensamos porque olemos. Fue la necesidad de procesar la información olfativa la que impulsó el desarrollo del cerebro.